Grupo RIO Laboratorio Clínico / Diagnóstico Médico

Como seleccionar y almacenar los alimentos para mantenerlos nutritivos

Victor Ramos

Por LN Víctor Ramos Hdz.

La mayoría de las enfermedades que se producen por alimentos, tienen como factor común un ingrediente en mal estado.

Seleccionar los alimentos de manera correcta y almacenarlos de forma adecuada puede asegurarnos que estén en buen estado cuando los utilicemos y tengan buenas características nutricias.

Por esa razón quiero compartirte algunos consejos para seleccionar y almacenar los alimentos y mantener sus características nutritivas por más tiempo.

Realizar una compra inteligente

Para realizar una compra adecuada necesitas determinar tus necesidades, planear los productos que vas a comprar y compararlos antes de adquirirlos.

  • Planifica anticipadamente el menú, ya sea diario o semanal, dependiendo de qué manera realices las compras, tratando de respetar las recomendaciones de una dieta saludable.
  • Pensar qué comidas se harán en la semana, y quién comerá en casa.
  • Presta atención a ofertas o listas de precios de alimentos que puedes encontrar en los periódicos o revistas. Compara precios y calidad, no elijas sólo por marcas.
  • Revisa tu despensa y refrigerador, para no comprar algo que todavía tengas en suficiente cantidad.
  • Confecciona una lista con los alimentos a comprar, con tres columnas:
    • alimentos frescos (por ejemplo: leche, queso, carnes).
    • no perecederos (por ejemplo: arroz, azúcar, cereales).
    • Congelados (por ejemplo: frutas o verduras).

De esta forma le darás un orden a la compra, y evitaras pérdidas de calidad de los productos.

  • Examina la calidad de los alimentos. Antes de comprar una “ganga” en verduras y frutas frescas, comprueba su estado; compra fruta o verduras manchadas, golpeadas o maduras sólo cuando la vaya a usar enseguida.
  • Recuerda adquirir productos frescos de temporada, son más abundantes y por lo tanto más baratos y con mejor sabor.
  • Los envases no son igual a calidad de alimentos. Los envases decorados, fantasiosos o llamativos solo aumentan el valor del producto y no su calidad, elije los productos con envases sencillos a menos que el precio por cantidad sea igual o menor del envase más “bonito”.
  • Compra tus alimentos por el peso y no por el tamaño del empaque. No te dejes engañar, no siempre un empaque grande, es igual a cantidades de producto grandes.

Recomendaciones generales

·      Trata de ir a comprar con tiempo, descansado y sin hambre, así podrás comparar mejor los precios, la calidad de los productos y elegir la mejor opción.

·      Verifica la fecha de consumo preferente o de caducidad de los alimentos.

·      Revisa la información nutricional de la etiqueta. Dicha información es muy útil a la hora de evaluar entre la calidad de un producto u otro.

·      Comprueba que el envase del producto está en perfectas condiciones. Debes descartar los abollados, abombados o deteriorados.

·      Al realizar la compra debes comenzar por los productos no perecederos, seguir por los frescos, y acabar por los refrigerados y congelados.

·      Coloca juntos los alimentos refrigerados y los congelados (así no se descongelarán antes de llegar a casa). Al escoger los productos congelados al final, podremos conservar la cadena de frío y prevenir el crecimiento anormal de microorganismos en estos alimentos.

·      Es conveniente no colocar la carne y el pescado crudo sobre otros productos, ya que podrían gotear y contaminarlos.

"Seleccionar los alimentos de manera correcta y almacenarlos de forma adecuada puede asegurarnos que estén en buen estado cuando los utilicemos y tengan buenas características nutricias."

seleccionar alimentos

Consideraciones para seleccionar los alimentos

Como elegir las carnes.

  • Compra cortes de carne de res magra (con poca grasa), de color rojo brillante.
  • Los cortes que provienen de los músculos de la parte trasera, por ejemplo, las costillas y el lomo, siempre serán más tiernos que los que provienen de músculos más activos, por ejemplo, la espalda, falda y pata.
  • La carne magra de cerdo (lomo, solomillo, paletilla) contiene poca cantidad de grasa.
  • Al comprar cerdo, busca cortes de carne firme y de color rosado.
  • Un ave de buena calidad es aquélla cuyos huesos tienen mucha carne, con partes bien formadas, una capa de grasa bien desarrollada y distribuida bajo la piel y sin huesos rotos o dislocados, plumas, carne al descubierto o decoloraciones.

En los pescados, debes buscar las siguientes características de calidad:

  • Cuerpo: Arqueado y rígido.
  • Escamas: Bien unidas entre sí, brillantes y no viscosas.
  • Piel: Húmeda, sin arrugas o manchas, conservando los colores propios de cada especie.
  • Ojos: Deben ser transparentes, brillantes y salientes. El iris no debe estar manchado de rojo.
  • Branquias: Coloreadas del rosado al rojo intenso, húmedas y brillantes, con olor suave.

Como elegir los huevos.

  • Las cáscaras deben estar intactas y limpias, sin grietas, roturas ni manchas. De
  • El color de la cáscara depende de la especie de la gallina, y no hay diferencia nutricional entre los huevos de cáscara color rojo o blanco, o los que son de un tono más oscuro o claro.
  • Debes comprar los huevos con la fecha de consumo preferente lo más alejada posible a la actual.
  • Los huevos no deben lavarse a menos que vayan a consumirse inmediatamente.

Como elegir cereales y leguminosas.

Los cereales y leguminosas por lo regular no requieren de mucha atención, vienen en su estado natural después de varios procesos de recolección, selección y empaque.

  • Debes cuidar la limpieza del producto, detectar la presencia de piedras, insectos e incluso hongos.
  • Estos productos deben almacenarse en lugares cerrados, libres de humedad y lo más alejado del suelo para evitar su contacto con animales rastreros (ratones, cucarachas, etc.).

Como elegir las frutas.

  • Trata de comprar sólo lo que necesitas.
  • Para evitar desperdicios, no es conveniente comprar más de lo que se pueda refrigerar debidamente. No importa si el producto es más barato en grandes cantidades.
  • Compra la fruta de temporada: la calidad y los precios son mejores.
  • Utiliza el excedente de frutas para preparar aguas frescas, son de mejor calidad nutricional que los refrescos, aguas de sobre o jugos enlatados, además de ser más barato.
  • Verifica si tienen buen color y si están libres de abolladuras, perforaciones en la piel, manchas o señales de deterioro.
  • Rechaza los cítricos de peso ligero, ya que probablemente carecen de pulpa y jugo. La piel áspera suele indicar que es de corteza gruesa y poca pulpa, y la piel opaca, seca y esponjosa indica que la fruta está pasada y deteriorada.

Como elegir las verduras.

  • Compra verduras y hortalizas de temporada. Los precios y la calidad son mejores.
  • Comprar verduras y hortalizas en mal estado es una pérdida de dinero. Aun cuando retires en la parte podrida, el deterioro se puede haber extendido rápidamente a otras partes del alimento.
  • Las verduras y hortalizas de mayor calidad son las frescas y tiernas, de buen color y casi libres de golpes o indicios de deterioro.
  • Nunca laves y almacenes las verduras, esto puede acelerar su descomposición.
  • Mantén tus verduras dentro del refrigerador en la parte más baja, para evitar que el gas enfriador las deteriore.
almacenamiento alimentos

Técnicas de almacenamiento de alimentos

Factores fundamentales para la conservación de los alimentos.

  • La temperatura: Los alimentos se alteran principalmente por la acción de las bacterias, que son muy activas a temperatura ambiente. Existe una zona de peligro donde los microorganismos crecen rápidamente y se multiplican en pocos minutos. Esta zona se encuentra entre los 5ºC y los 65ºC.
    • Alimentos Calientes Cocinar a 65º Co más (Sopas, Guisos, Pastas con carne).
    • Alimentos fríos Mantener entre 5ºC y 1ºC (Lácteos, Huevos, Carnes, Aves y Pescado, Frutas y Jugos en envase abierto, Ensaladas).
  • El tiempo: es muy importante que los alimentos estén el menor tiempo posible a temperatura ambiente. Los alimentos cocinados que no se vayan a consumir inmediatamente, deben conservarse en frío.
  • El tipo de alimento: Existen alimentos que impiden la multiplicación de las bacterias, como, por ejemplo, los muy salados o azucarados, como el bacalao o en el segundo caso, la leche condensada y las mermeladas.
  • Por el contrario, hay alimentos por los que las bacterias tienen preferencia, y a los que debemos conservar con más cuidado:
    • Carnes picadas.
    • Quesos frescos.
    • Salsas, Aderezos y Mayonesa.
    • Preparados con huevo.
    • Frutas y verduras cortadas.
    •  
    • Pescados y mariscos.

La refrigeración

La temperatura ideal de refrigeración oscila entre 0 y 5ºC. Dentro del refrigerador, debes procurar colocar los alimentos separados unos de otros, para que circule correctamente el aire; es importante que coloques cada alimento fresco en una zona específica:

En la rejilla inferior: alimentos crudos: carne, ave y pescado (separados correctamente), productos de origen animal en descongelación.

  • En la rejilla del centro: alimentos cocinados (sobras de comida, etc.), embutidos, mayonesa, productos en descongelación (de origen vegetal).
  • En la rejilla superior: productos lácteos (yogur, queso, natillas) y huevos.
  • En la puerta: bebidas o alimentos que se consumirán en menos de 3 o 4 días, como leche o jugos de frutas.
  • En el verdulero: verduras, hortalizas y frutas.

La conservación es limitada, y cada alimento tiene una duración límite en el refrigerador:

  • 1 día: pescado fresco y carne picada.
  • 2 a 3 días: carne cocida, pescado cocido y carne cruda.
  • 3 a 4 días: leche pasteurizada o leche esterilizada previamente abierta, verduras cocidas y postres caseros.
  • 4 a 5 días: verdura cruda y conservas abiertas.
  • Hasta 5 días: platos cocinados.
  • 2-3 semanas:

También debes limpiar con frecuencia el interior y tratar de no dejar mucho tiempo abierta la puerta del frigorífico.

La congelación.

Para conservar por más tiempo los alimentos crudos y cocidos, debes almacenarlos a temperaturas inferiores a la de refrigeración, mediante la congelación.

  • Por lo general, cuanto más baja es la temperatura de congelación, menor es la velocidad a la que se reproducen las bacterias de los alimentos.
  • La temperatura ideal para conservar alimentos congelados es -18ºC o menos.
  • Para una correcta congelación de carnes y aves, debemos sacar el producto del envase inicial, eliminar la grasa visible y los huesos. Con el pescado, se procede a descamar, destripar, separar la cabeza, lavar y secar.
  • Es conveniente envolver los productos en porciones más pequeñas (las justas para una comida). De esta forma, no tendrás que descongelar la pieza entera si deseas consumir una menor cantidad.
  • Entre más pequeñas sean las porciones para congelar, mejor y más rápida será la congelación.
  • Para envolver los productos a congelar, puedes utilizar bolsas de plástico herméticas, tratando siempre de quitar la mayor cantidad de aire posible.
  • También es conveniente que anotes la fecha de congelación en la bolsa de plástico. Así, sabrás qué productos deberás consumir primero.
  • Antes de congelar verduras y hortalizas (con excepción de la cebolla y el ajo) debes cocinarlas o blanquearlas.
  • El “blanqueado” o “escaldado” consiste en sumergir la verdura durante 2 minutos en agua hirviendo. Así, lograrás detener el proceso de deterioro de las verduras y eliminar bacterias.
  • Habiendo escurrido la verdura debes secarla y colocarla en las bolsas herméticas, tratando de extraer todo el aire posible antes de cerrar el envase.
  • Es importante tener en cuenta que no es correcto congelar los huevos enteros debido a que se rompería la cáscara. La mejor opción es congelar el huevo batido, la yema batida o la clara en frascos de cristal etiquetados con la fecha de inicio de congelación.
  • Para envasar platos preparados, puedes utilizar recipientes de plástico rígido, sin grietas ni fisuras, y aptos para congelador y microondas. Estos permiten la descongelación y el calentamiento posterior en el propio envase.
  • Es conveniente no congelar papas ni pastas, ya que las papas se endurecen y las pastas se ablandan en el congelador.

Tiempos de conservación de distintos alimentos.

  • Pescado azul y mariscos: hasta 2 meses.
  • Pescados magros o blancos: hasta 5 meses.
  • Aves: 6 a 9 meses.
  • Hortalizas y verduras: de una temporada a la otra. (12 meses).
  • Carnes rojas: entre 8 y 12 meses.
  • Vísceras de cualquier animal: hasta 6 meses.
  • Huevo batido: hasta 6 meses.
  • Cerdo: hasta 6 meses.
  • Pan y bollos: hasta 3 meses.

Para finalizar

Hay un paso importantísimo que debes tener en cuenta para mantener la calidad de los alimentos: el traslado de los productos alimenticios desde el supermercado a casa.

Aquí van algunos consejos prácticos:

  • Tarda el menor tiempo posible: cuanto más tardes en llegar a casa, los alimentos frescos (lácteos, carnes, pescados, etc.) aumentarán su temperatura, siendo más rápido dicho aumento en verano.
  • Trata de mantener el frío de los alimentos congelados mediante bolsas isotérmicas, las puedes adquirir en el propio supermercado.
  • Intenta separar correctamente los alimentos en las bolsas, aislando los productos fríos, y tratando de no mezclar alimentos que puedan contaminar a otros (por ejemplo: carnes crudas con verduras de hoja), o que puedan interferir en los olores y sabores de otros alimentos de la bolsa.

En casa…

  • Cuando llegues a casa, trata de clasificar los alimentos en frescos, refrigerados o congelados, y a continuación guardarlos según corresponda, en refrigerador o congelador.
  • Recordar, que debemos guardar con rapidez los alimentos frescos en el refrigerador para mantener la cadena de frío.

¿Cómo seleccionas y almacenas tus alimentos?

¿Conoces otras técnicas que puedan ser de utilidad?

También te puede interesar esto.

 

Si conoces a alguien que pueda beneficiarse con esta información por favor ayúdanos a compartirla y síguenos en nuestros diferentes canales de comunicación para poder interactuar.

También te puede interesar esto.

shares

descarga gratis nuestro e-book

accede a contenido exclusivo para suscriptores