Grupo RIO Laboratorio Clínico / Diagnóstico Médico

La dislipidemia un enemigo difícil de reconocer

Victor Ramos

Por LN Víctor Ramos Hdz.

Dentro de cultura alimenticia de muchos lugares, el uso de la grasa como ingrediente principal favorece a la creación de platillos deliciosos y no es para menos, la grasa intensifica los sabores de otros alimentos que por su naturaleza son más “insípidos” convirtiéndolos en verdaderos manjares casi imposibles de no comer.

De la misma forma en que la grasa hace maravillas con los alimentos pude provocar consecuencias graves dentro de tu cuerpo convirtiéndose en un enemigo silencio y muy peligroso.

¿QUÉ ES LA DISLIPIDEMIA?

También conocida como hiperlipidemia, es en términos generales, el aumento de uno o varios tipos de lípidos dentro de la sangre ocasionados por un alto consumo de grasa o carbohidratos y la incapacidad del organismo de metabolizarlos, almacenarlos y/o eliminarlos.

TIPOS DE GRASAS

Antes que nada, debe señalarse que las grasas son indispensables para el correcto funcionamiento del organismo pues son una fuente de energía y bases de diversos compuestos, como las hormonas.

Es el consumo excesivo y el tipo de grasas las que pueden ocasionar problemas, las grasas se clasifican en 3 tipos y se recomienda un consumo equilibrado (en proporciones iguales) de cada tipo.

  • Grasas Saturadas (manteca, mantequilla, crema).
  • Grasa Monoinsaturadas (aceites de canola, girasol, cártamo, ajonjolí).
  • Grasa Poliinsaturadas (nueces, avellanas, cacahuates).
LÍPIDOS SANGUÍNEOS

LÍPIDOS SANGUÍNEOS

Una vez digeridas y metabolizadas, las grasas se convierten en diferentes compuestos dentro del organismo y se denominan entre otros:

  • Triglicéridos.
  • Lipoproteínas de alta densidad (HDL)
  • Lipoproteínas de baja densidad (LDL)
  • Lipoproteínas de muy baja densidad (VLDL)

Cada uno de estos lípidos tiene una función específica e indispensable en el correcto funcionamiento del cuerpo, sin embargo, el exceso de ellos dentro del torrente sanguíneo puede provocar problemas, en especial acumularse en los vasos sanguíneos provocando que estos se tapen, a esto le llamamos dislipidemias.

Cada elemento puede verse incrementado por separado o en asociación de algún otro.

COLESTEROL BUENO Y COLESTEROL MALO

Es muy común escuchar e incluso leer sobre que hay colesterol bueno y colesterol malo.

Los lípidos dentro del organismo no pueden viajar solos, es decir no pueden circular por la sangre en forma de grasa y deben asociarse con proteínas para transportarse, por esta razón los llamamos Lipoproteínas.

De acuerdo con su densidad, que es la relación entre proteínas y lípidos (más proteínas es igual a mayor densidad), estás lipoproteínas se clasifican en:

  • HDL, alta densidad
  • LDL, baja densidad.
  • VLDL, muy baja densidad.

El colesterol bueno es aquel que ayuda al transporte adecuado de la grasa en el organismo hasta el hígado donde será procesado y eliminado, siendo las lipoproteínas con mayor contenido de proteínas las encargadas de esto…

Acertaste las HDL son el colesterol bueno.

El colesterol malo o LDL, por otra parte, suele contener mayor cantidad de lípidos en relación con las proteínas y es muy fácil que en su camino y recorrido por los vasos sanguíneos “se quede a descansar”, depositándose de forma anormal en las paredes de estos vasos.

En este post extendemos más la información sobre los tipos de dislipidemias, te invitamos a leerlo.

¿CÓMO PREVENIR UNA DISLIPIDEMIA?

Realizarse un revisión o estudio de sangre de forma habitual para monitorear los niveles de lípidos es la mejor forma de prevenir una complicación por dislipidemias.

Seguir una dieta saludable y mantener una buena relación entre los diferentes tipos de grasas que se consumen, intentando que las mono y poliinsaturadas sean las de mayor elección por sobre las saturadas, es lo más recomendable para que los niveles de HDL y LDL sean los adecuados.

Y por último realizar una actividad física o deporte por lo menos 30 minutos en intensidad de moderada a alta, favorece que la energía se gaste y con ello evitar la acumulación de lípidos en el cuerpo.

Comparte esta información, como yo le he hecho contigo.

Un conocimiento que no se comparte, no da fruto.

 

Si conoces a alguien que pueda beneficiarse con esta información por favor ayúdanos a compartirla y síguenos en nuestros diferentes canales de comunicación para poder interactuar.

shares

descarga gratis nuestro e-book

accede a contenido exclusivo para suscriptores